Home » Artículos científicos » Confección de un jig de Lucia (Dr.Ernest Mallat)

Confección de un jig de Lucia (Dr.Ernest Mallat)

En este post explicaré cómo se confecciona un jig de Lucia, una herramienta muy útil para iniciar aquellos tratamientos en que la referencia dentaria para articular el modelo superior con el inferior no es válida (como ocurre en la mayoría de los casos en los que nos planteamos aumentar la dimensión vertical de oclusión), aunque también es útil para hacer análisis oclusales o planificar tallados selectivos.

El objetivo del jig de Lucia es que sea la musculatura elevadora la que lleve a los cóndilos a la posición más anterosuperior dentro de la cavidad glenoidea. Como las fibras de los músculos elevadores generan, en conjunto, un vector que presenta una dirección anterosuperior, al contraerse en ausencia de contacto dentario, llevarán los cóndilos a esa posición anterosuperior, que es donde se ubica precisamente el disco articular en la mayoría de pacientes (esta posición es la que se observa bilateralmente en el 70% de individuos asintomáticos – Tasaki y col., Am J Orthod Dentofacial Orthop 1996; 109: 249-62 -). Es por ello que nuestra posición de referencia será aquella en la que los cóndilos estén en su posición más anterosuperior en las fosas articulares, cuando se apoyan contra la pared posterior de las eminencias articulares y con los discos articulares interpuestos adecuadamente (GPT 8).
Para que sea correcto el registro, es necesario que el paciente no presente contractura muscular alguna, que hay un contacto único y centrado entre los incisivos inferiores y el jig de Lucia y no se produzca de forma simultánea al registro ningún contacto entre los dientes de ambas arcadas (este contacto dentario podría condicionar un deslizamiento en céntrica saliendo uno ambos cóndilos de la posición de relación céntrica). El contacto único debe ser centrado para que la contracción muscular de los músculos elevadores de cada lado sea simétrica.

Para confeccionar el jig se utilizará resina autopolimerizable (p.e. Duralay de Reliance), que se mezclará en un vaso dappen con una espátula de cemento. previamente, aplicaremos vaselina los incisivos superiores en el caso de que existan restauraciones composite. Prepararemos en el dappen una cantidad de resina suficiente para obtener una bola de 1cm de diámetro (aprox.). Cuando la resina tenga consistencia plástica, un aspecto mate y no se pegue a los dedos, le daremos forma de bola y la aplicaremos en los incisivos centrales cubriéndolos por la parte vestibular (hasta media cara vestibular) y palatina.

Adaptaremos el jig para que abrace los dos incisivos centrales, lo adaptaremos por vestibular y por palatino.

Llevamos al paciente a cerrar ligeramente para comprobar que el jig, una vez polimerizado, ofrecerá contacto a los incisivos inferiores (esta maniobra será importante sobre todo en casos de marcado resalte).

Cuando la resina tenga consistencia elástica la retiraremos y la pondremos dentro de un recipiente con agua fría para volver a colocarla inmediatamente. Se trata de metilmetacrilato, por tanto, generará una marcada reacción exotérmica que deberemos controlar durante todo el tiempo durante el cual este polimerizando el material. Se sumerge en agua no sólo para bajar la temperatura del jig si no también para enlentecer la reacción de polimerización y que, de esta manera, la liberación de calor sea más lenta. Se colocará el jig en el diente, se esperan unos 5 segundos, se retira y se sumerge en agua, se vuelve a colocar, y se va repitiendo esta maniobra hasta que ha polimerizado completamente.

Para asegurar una retención y estabilidad del tope dejaremos que acabe de fraguar en la boca. Seguidamente procederemos a comprobar el contacto en relación céntrica.

Con la pieza de mano y la fresa para resina retocaremos el tope obtenido de acuerdo con los requisitos que ha de cumplir: abarcará solamente los dos incisivos centrales superiores, la superficie palatina no debe presentar indentaciones, ha de ser plana y perpendicular al eje de los incisivos inferiores. Por ello retiramos parte de la resina que queda por delante y por detrás de la marca de los incisivos inferiores (figura de la derecha).
No interesa una superficie inclinada ya que cuando ocluya el paciente desplazará los cóndilos distalmente (si al ocluir el paciente nota dolor indicará que la superficie no es perpendicular al eje del antagonista y en ese desplazamiento posterior de los cóndilos se presionan los tejidos retrodiscales que están ricamente inervados).
Eliminamos la parte de la resina acrílica que no interesa.
Se marca una línea que coincida con la línea media de la cara y la trasladaremos a la cara palatina para tener la referencia de cuándo el contacto con el antagonista coincide con ella.
Iremos ajustando con papel de articular de 20 micras, eliminaremos los contactos que no interesen y buscaremos la presencia de un único punto centrado, sin trazos que indicarían desplazamiento. En la imagen de la derecha se observa la línea que corresponde con la línea media facial y los contactos con los antagonistas (ninguno de ellos se sitúa sobre la línea media por lo que los eliminaremos).
En la imagen de la izquierda se observa el punto de contacto ligeramente desplazado. Se eliminará hasta que quede bien centrado, como se muestra en la figura de la derecha. Debe haber, idealmente, un único contacto centrado o, en su defecto, dos contactos simétricos (si p.e. el antagonista presenta un diastema coincidiendo con la línea media).
En este momento se valora el espacio que ha quedado a nivel de los últimos molares. El registro debe tomarse en una dimensión vertical mínima en la que no se produzcan contactos dentarios. Por último, se le pide al paciente que realice movimientos en sentido anteroposterior estando el papel de articular azul interpuesto entre el jig y los dientes anteroinferiores (que vaya desde la posición más retruída que pueda hasta un borde a borde. Esta maniobra se realiza para descartar que el paciente este realizando un cierre sobre el jig en posición protruída ya que no es infrecuente que el paciente lo haga cuando se confecciona el jig. En el jig aparecerá un trayecto anteroposterior, el cual se eliminará completamente y dejaremos sólo el contacto correspondiente a la posición más posterior.
Se procede a tomar el registro de relación céntrica. El material utilizado para el registro no debe presentar resistencia a la deformación en el momento de llevarlo a boca aunque, una vez fuera de la boca, deberá presentar rigidez y estabilidad dimensional para evitar ningún tipo de deformación cuando se halle entre los modelos y realicemos una cierta presión sobre ellos para mantenerlos encajados. Se pueden utilizar diferentes materiales para la toma de registros pero por su simplicidad de uso, su rigidez y buena estabilidad dimensional la cera es un buen material de registro. Sin embargo debe utilizarse la cera adecuada, que deberá presentar las siguientes características: reblandecimiento suficiente a la temperatura utilización y rigidez suficiente a 37ºC para evitar deformaciones después del endurecimiento en boca. Una forma para valorar si una cera es adecuada es que no se deforma sin romperse a temperatura ambiente (si no se rompe a temperatura ambiente no nos sirve). La cera de elección es del tipo de la cera Moyco Beauty Pink Extra Hard.
Ya con el registro procederemos a montar el modelo inferior.
 

9 Responses so far.

  1. Ruth Quito dice:

    muy buena la explicación. Es importante conocer la efectividad de este procedimiento.
    ya que tiene mucha importancia para diferentes rehabilitaciones y de implantes dentales.

  2. Fernando Villalobos dice:

    Una pregunta profesor ¿el paciente en que posición debe encontrarse ?

  3. Madelein dice:

    Excelente explicación maestro… Gracias

  4. Edu dice:

    Buenas tardes Dr. muy buena explicacion… tengo una duda. Cuanto seria el tiempo mínimo y máximo que un paciente bruxomano que presenta una mordida bis a bis tenga instalado el jig de lucia antes de tomarle el registro??

    • Dr. Ernest Mallat dice:

      Hola Edu,
      el tiempo mínimo y máximo es difñicil de decir ya que el objetivo es desprogramar. Al menos lo dejo de media hora a una hora, incluso puedo dejárselo hasta el día siguiente, pero si no consigo desprogramar, le hago un desprogramador de Kois para que lo lleve durante varias semanas.
      Un saludo cordial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *