Home » Artículos científicos » Decálogo de las férulas miorrelajantes (Dr.Ernest Mallat)

Decálogo de las férulas miorrelajantes (Dr.Ernest Mallat)

En este post describo el diseño de las férulas miorrelajantes que utilizo en mis pacientes y algunos detalles que a veces pasan desapercibidos y son fundamentales para que el tratamiento funcione correctamente. Hay diferentes tipos de férula, pero la más utilizada es la férula miorrelajante, también llamada férula de relajación muscular o férula de descarga. De su correcta confección y ajuste, que no son en absoluto complicados, depende enteramente su éxito.

Las principales funciones de la férula miorrelajante son permitir una posición articular más estable (en aquellos casos en los que la oclusión lleva a una posición articular de conveniencia en la que uno o ambos cóndilos se desplazan de la posición más estable, la férula permite recuperar esa posición articular más estable manteniendo una máxima intercuspidación), aportar un estado oclusal óptimo(la férula es capaz de corregir anomalías de la oclusión permitiendo una máxima intrecuspidación de la arcada antagonista con la propia férula), aumentar la dimensión vertical (parece ser que es ese aumento en la dimensión vertical el que contribuye de forma determinante en la mejora de la sintomatología) y evitar el desgaste dentario (la resina acrílica tiene una dureza claramente inferior a la del esmalte por lo que siempre se desgastará la resina antes que el esmalte antagonista).

A pesar de que durante un tiempo tomé las impresiones para férulas con alginato, un problema habitual me llevó a cambiar el material elegido. No era infrecuente que al ir a colocar la férula en boca ésta basculara en sentido anteroposterior. Ya que en el modelo nunca basculaban las férulas (es decir, la férula estaba bien confeccionada), el problema debía producirse en el momento de la toma de laimpresión. Me di cuenta que la causa podía residir en el desgarro del alginato en la parte posterior de la cubeta tipo Rim-Lock, un hecho que no es infrecuente en las impresiones de alginato (más frecuente en algunos alginatos y, sobre todo, si no se ha mezclado en la proporción correcta y se ha añadido más agua de la debida). Lo que ocurre cuando se desgarra el alginato en la zona posterior de la cubeta, aunque sea poco, es que ha quedado deformado y este error dará lugar a un modelo ligeramente curvado, con lo cual, la férula que se confeccione en él también será curvada y siempre basculará en boca.
Por todo ello, mi primera elección para tomar impresiones para férulas es utilizar el material más preciso y con una alta resistencia al desgarro, es decir, las siliconas de adición. La técnica que utilizo es en dos pasos con material de dos consistencias (la técnica de toma de impresiones con siliconas de adición ha sido descrita en otro post). Utilizaremos alginato para la impresión de la arcada antagonista.

Se tomará un registro de arco facial para montar el modelo superior en un articulador semiajustable.

Para montar el modelo inferior siempre se tomará un registro de relación céntrica ya que la mandíbula, cuando el paciente lleve la férula, perderá la referencia del engranaje dentario y cuando el paciente se relaje y esté dormido la musculatura buscará llevarla a relación céntrica. Si en esta posición, durante los episodios bruxistas, no existe una máxima intercuspidación con la arcada antagonista, la férula no funcionará correctamente.
Para la toma del registro de relación céntrica podemos confeccionar un Jig de Lucia (imagen izquierda) o, también, podemos hacer un minijig de composite colocado en los incisivos inferiores (imagen derecha). Si mi intención es hacer un jig de un sólo uso, utilizo siempre el minijig, pero si pretendo utilizar el jig en más de una sesión, utilizo el Jig de Lucia. En ambos casos se buscará un único contacto centrado que genere la suficiente disclusión para que no contacten las cúspides antagonistas y poder colocar un material de registro intermaxilar (la confección del Jig de Lucia ha sido descrita en otro post).
El siguiente caso clínico muestra lo importante que es tomar un registro de relación céntrica.

Este paciente acude a la consulta por molestias musculares, principalmente por la mañana al despertarse. En otra consulta le han colocado una férula de relajación muscular de uso nocturno y refiere que durante el día está bien, se pone cada noche la férula, pero por la mañana cuando se levanta nota molestias a nivel de la musculatura. Debido a que en la otra consulta no le solucionan el problema ha decidido cambiar de dentista. La musculatura elevadora está ligeramente dolorida a la palpación y la exploración articular es normal. El hecho que moleste por la mañana, después de utilizar toda la noche la férula, me hace pensar que una posible causa es una férula mal ajustada.

El análisis oclusal sobre el paciente nos revela la presencia de un deslizamiento en céntrica. En la imagen de la izquierda se observan los contactos en máxima intercuspidación, mientras que en la imagen de la derecha se puede comprobar como una prematuridad (se suelen situar a nivel de premolares, sobre todo los primeros) impide la máxima intercuspidación estando los cóndilos en relación céntrica, es decir, impide la oclusión céntrica. Se aprecia el espacio que queda entre las caras vestibulares de canino y primer premolar inferiores y las vertientes internas de las cúspides del canino y la vestibular del primer premolar (flechas blancas). Si no se ha tenido en cuenta este hecho al confeccionar la férula, cuando el paciente lleve la férula y vaya a relación céntrica, no existirá una máxima intercuspidación entre la férula y la arcada inferior y se generará una inestabilidad oclusal.
El siguiente paso es comprobar la oclusión con la férula.

Compruebo que la férula cumpla con el diseño adecuado. Se trata de un férula superior confeccionada con acrílico duro transparente que recubre la cara vestibular 1mm a nivel de dientes anteriores y 2mm a nivel de dientes posteriores y no presenta un grosor excesivo. Todo correcto. Lo siguiente a valorar es la oclusión.
La oclusión en máxima intercuspidación es correcta. Hay contactos múltiples, uno por cada diente antagonista, contactando las cúspides vestibulares de los dientes posteriores y los dientes anteriores.

Cuando se lleva la mandíbula a relación céntrica se comprueba como no hay una máxima intercuspidación, la férula contacta con la prematuridad y se produce una inestabilidad oclusal que explica la sintomatología del paciente.

En esta comparativa se puede observar lo distinta que es la oclusión con la férula cuando el paciente ocluye en máxima intercuspidación habitual (lado izquierdo) y cuando ocluye en relación céntrica (lado derecho). Lo que ocurrió es que el dentista que le hizo la férula montó los modelos en máxima intercuspidación, sin ningún registro de relación céntrica, y ajustó la férula en máxima intercuspidación habitual sin valorar la oclusión en relación céntrica ni detectar la presencia del deslizamiento en céntrica.
El tratamiento fue sencillo. Debido a que la férula tenía un diseño adecuado y sólo era necesario mejorar el ajuste oclusal, no se hizo una nueva y me limité a ajustar la férula en relación céntrica de manera que en relación céntrica presentara una máxima intercuspidación. En cuestión de dos días remitió la sintomatología.

Las principales características del diseño de las férulas de relajación muscular son las que se describen a continuación. Se fabricará en acrílico duro. ya que se ha comprobado como las férulas rígidas disminuyen la actividad electromiográfica de los músculos elevadores mientras que las férulas blandas la aumentan (Okeson, J Am Dent Assoc 1987). Además, las férulas blandas pueden alterar la oclusión si hay que llevar la férula durante un periodo largo de tiempo ya que su falta de rigidez no estabiliza la oclusión. Tendrá un grosor máximo de 1-1.5mm a nivel de los últimos molares. En este sentido, Abekura y col. (Int J Prosthodont. 2008; 21:116-20) observaron que las placas con 1-1.5mm reducían la actividad muscular de los elevadores mientras que las placas con grosores de 2-3mm en dientes posteriores presentaban un aumento en la actividad muscular y esa actividad era similar a cuando no se llevaba férula.
Cubrirá 2mm de la cara vestibular de los dientes posteriores dejando los dientes anteriores sin cubrir, ocluyendo éstos a tope con la férula para evitar extrusiones. El motivo de dejar sin cubrir la cara vestibular de los dientes anteriores es que cuando utilizaba este diseño la primera queja del paciente al colocar la férula era que notaba una presión excesiva en vestibular de uno o más dientes anteriores. A continuación lo aliviaba pero a expensas de perder retención. Por este motivo, finalmente decidí eliminar el recubrimiento vestibular de los dientes anteriores (a lo sumo recubro ligeramente el canino) y compensar la pérdida de retención con dos ganchos de bola entre caninos y primeros premolares o entre primeros premolares y segundos premolares.
Incluirá unas guías caninas para desocluir los dientes posteriores durante los movimientos excéntricos. La superficie oclusal será plana, sin improntas de las cúspide mandibulares y si el paciente presenta un deslizamiento en céntrica la férula debe generar una céntrica larga, es decir, que con la férula en posición, el paciente pueda pasar de relación céntrica a la posición de máxima intercuspidación habitual sin perder el contacto en toda la superficie de la férula. Por último, la superficie de la férula debe estar perfectamente pulida.
La férula se puede colocar en la arcada superior o en la arcada inferior, pero prefiero colocarla en la arcada superior ya que es más estable, tiene mayor resistencia a la rotura (ya que puede tener más extensión) y es menos molesta para la lengua. El inconveniente que presenta la férula en la arcada superior es que si debe llevarse 24 horas al día dificulta más el habla y es más visible, pero para mí, las ventajas pesan más que estos inconvenientes. Además, en las clases II y III, conseguir una guía canina con una férula mandibular es más difícil. En cuanto a la eficacia según sea superior o inferior no se ha demostrado que un tipo sea más eficaz que el otro (Schumann y col., J Dent Res 1991, Okeson 2013), por lo que la indicación dependerá de cada profesional y del paciente.
Todas las férulas de diseño correcto que se muestran en este post han sido realizadas por el T.P.D.Josep Maria Fonollosa.

El ajuste oclusal es primordial para el éxito de la férula de estabilización. En relación céntrica deben contactar todas las cúspides vestibulares inferiores y, si el paciente presenta un deslizamiento en céntrica, generaremos una céntrica larga que le permita pasar de la máxima intercuspidación habitual a la relación céntrica manteniendo la misma dimensión vertical. Esto último es importante ya que hay pacientes con deslizamientos en céntrica que, además de llevar la férula por la noche, la llevan a ratos durante el día y, en estos momentos, la mandíbula tiende a ocluir en la máxima intercuspidación habitual, ligeramente por delante de la posición de relación céntrica.
Llevarán guías caninas para discluir en lateralidad y en protrusiva y la inclinación de la misma será la mínima que sea capaz de desocluir los demás dientes. No deben existir contactos posteriores durante los movimientos excursivos ni a nivel de los incisivos. La función principal de la guía canina es evitar el desgaste de la férula. Este hecho se comprueba ya que en pacientes en los que con el tiempo se ha desgastado la guía canina la férula sigue siendo eficaz, es decir, no recidiva la sintomatología a pesar de haberse perdido la guía canina. En este sentido, la impresión es que la férula de estabilización funciona fundamentalmente por el aumento de la dimensión vertical que genera.
Después de finalizar el ajuste oclusal debemos dejar la férula muy bien pulida.

Cuando el paciente realiza lateralidades no debe bascular la férula. Si la férula bascula significa que la guía canina es demasiado inclinada y deberemos aplanarla hasta conseguir que no bascule. A veces puede ocurrir que, a pesar de que la guía canina sea correcta, bascule ya que la punta de la guía canina está demasiado por fuera del contorno de la arcada, es decir, el contacto queda completamente en voladizo en relación al canino superior. En este caso, se debe reducir el sobrecontorneo de la férula a nivel de la guía canina para llevar ese contorno a la vertical del canino superior.

En estas dos imágenes se observan las férulas de estabilización que llevaban dos pacientes y se muestra lo deficiente que era el ajuste oclusal de las mismas. Aunque pueda parecer increíble, son muchas las férulas que no están bien ajustadas de oclusión.

Si el paciente debe llevar la férula todo el día, será necesario que contacten tanto las cúspides vestibulares como las linguales inferiores para evitar movimientos dentarios. En estos casos le pido al paciente que se la quite durante las comidas. ¿Cuándo la llevará 24h al día? En situaciones de gran dolor articular y limitación a la apertura mandibular. En estos casos, la llevará 24 horas al día hasta que remita el dolor y normalice la apertura.

El ajuste oclusal de las férulas de estabilización debe hacerse con papeles de articular finos (de 20 micras o menos). Yo suelo preferir los de 12 o incluso mejor, los de 8 micras de Bausch. Cuanto más fino sea el papel, más preciso será nuestro ajuste oclusal. Es un error habitual ajustarlas con papeles de articular de 200 micras como muestran las siguientes imágenes.

En esta imagen se muestran los esquemas de tres situaciones de distinta distancia entre cúspides superiores y fosas antagonistas.

En este caso, con un papel grueso, de 200 micras, aparecerán contactos en los tres supuestos. De hecho, aparecerán marcas de contacto tanto en las cúspides y fosas que estén en contacto pleno o casi pleno e igualmente en los casos en los que exista una distancia entre cúspides y fosas antagonistas de 80, 100 o 150 micras. Este es el motivo por el que si se ajustan las férulas con papeles de 200 micras con cada retoque que hagamos de las marcas que aparezcan lo que haremos será mantener la discrepancia en el ajuste ya que no sólo retocaremos las zonas en las que existe un contacto pleno sino también aquellas zonas en las cuales no hay contacto y las cúspides y fosas están separadas menos de 200 micras.

Si se utiliza un papel fino (20 micras), sólo aparecerán marcas de contacto en aquellos en los que la distancia entre las cúspides y los antagonistas sea menor de 20 micras.

En estas dos imágenes podemos comparar los contactos, en número y tamaño, que aparecen en función del grosor del papel de articular. La imagen de la derecha se ha tomado después de colocar un papel de 200 micras en boca mientras que le de la derecha después de colocar uno de 20 micras. En el primer cuadrante aparecen 2 contactos con el papel de 200 micras que con el de 20 micras no aparecen (señalados con una flecha blanca). Por otro lado, el tamaño de las manchas del papel de articular son claramente más pequeñas con el papel de 20 micras que no con el papel de 200 micras (flechas rojas).

Suelo utilitzar esta pinza de Bausch para el ajuste de las férulas ya que me permite colocar papeles de 20 micras de arco completo y los mantiene tensionados sin que se doblen.

Con el tiempo, las férulas suelen mostrar signos de la actividad parafuncional. De hecho, en el 61% de pacientes aparecen facetas de desgaste en la férula a las 2 semanas (Holmgren y col. J Prosthet Dent 1993). En esta guía canina se observa claramente la muesca generada por el canino antagonista.

En estas imágenes se comprueba como el canino inferior ha ido desgastando la guía canina de la férula.

Con el tiempo, puede llegar a perforarse la férula como consecuencia del desgaste. En este caso, podemos hacer una nueva férula si consideramos que ya ha cumplido suficientes años de servicio. Si, en cambio, consideramos que puede aún funcionar correctamente, podemos aumentar el grosor de la misma mediante un rebasado en boca.

El primer paso será hacer un tope anterior de composite como si de un Jig de Lucia se tratara. Debe tener la altura suficiente para generar el espacio entre arcadas necesario.

Se asperiza la superficie externa de la férula y se rebasa con resina dura transparente (yo utilizo la ProBase Cold de Ivoclar Vivadent). Es conveniente aplicar vaselina en pasta en la cara oclusal de la arcada antagonista antes de rebasar. Se aplica monómero a la superficie asperizada de la férula, se coloca una mezcla espesa de resina dura y se hace ocluir al paciente. Al minuto se retira de la boca, se recortan las extensiones de resina más allá de la férula y que pudieran dificultar la retirada de la férula de la boca una vez polimerizada la resina dura. Se aplica vaselina liquida en la superficie de la resina en estado elástico y el paciente vuelve a ocluir. Esperamos a que polimerice completamente. Finalmente, si queremos una polimerización más completa la podemos colocar en una olla a presión (2 atmósferas) y agua caliente durante 5 minutos. Se ajusta la oclusión y, por último, se pule.

 

 

4 Responses so far.

  1. MARÍA DE LAS MERCEDES PAINCEIRA FERRACES dice:

    Muchas gracias Dr. Mallat. Perfectamente explicado. Un saludo.

  2. Lady Díaz dice:

    Gracias.. Es un excelente artículo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *